miércoles, 3 de junio de 2015

LA VACA Y LA HUERTA: PURO PRODUCTO Y SABOR LIMPIO


Como dicen Ángel y Fernando, orgullosos propietarios de La Vaca y La Huerta, de pequeños nos enseñaron que la vaca viene del campo y las verduras de la huerta, y esto es precisamente lo que nos encontramos en este restaurante ubicado en pleno Barrio Salamanca.

Me ha encantado este concepto gastro tan puro y limpio en una carta, sencillez pero intensidad de sabores: de la huerta las mejores verduras, la mayoría de ellas provienen de producciones ecológicas, presentadas sin artificios y sin grandes “salseos” que puedan esconder el plato, cuentan como proveedor de frutas y verduras con Entre Col y Col, empresa especializada en el sector desde hace más de 30 años.


Y ¡qué carne!, producto, producto, producto; La Vaca y La Huerta ha confiado en  Cárnicas José Luis Vicente y Discarlux, que marcan personalmente las vacas en Galicia, animales de mínimo 4 años y que una vez llegan a Madrid tienen una maduración mínima de 40 días, lo que hace de este plato una carne de autor, con una buena cobertura de grasa y excelente infiltración.


En nuestra visita nos dejamos guiar y aconsejar por uno de sus propietarios, Ángel Marugán, un apasionado de la esencia del producto y preocupado por adaptar la carta de La Vaca y La Huerta a  la temporada, y vaya si lo consiguen!: nos ofreció un poquito de todo para probar tan apetecible carta, comenzando con un aperitivo de la casa croqueta de setas y tomate ibérico.


Seguimos con un plato que no vais a encontrar en muchas cartas, una ensalada de burratina y pamplinas (o berujas), una de mis verduras favoritas, excelentemente aliñada y acompañada de tomates secos.


Alcachofas en flor con aceite de arbequina, sin más, (¿para qué?), pureza y sabor, no me canso de repetirlo.


Huevos de corral ecológicos con patatas confitadas y trufa negra, estos huevos sí que saben a huevos.


Seguimos con un steak tartar en la versión de “nuestra chefa”, es decir, la chefa de La Vaca y La huerta, que mira que hace bien las cosas, y con esa carne…


Un plato muy original, una especie de tataki de carne de la buena, el carpaccio rústico con costra de hierbas y Dijon, ¡espectacular sabor!, tengo que confesar que este plato me conquistó, no me esperaba algo así, no dejéis de probarlo.


Lo mío no son las mollejas, pero estas éstas salteadas al brandy en opinión de mis compañeros de mesa, se merecen todos los honores.


Y terminamos como no podía ser de otra manera con un excelente lomo alto de vaca rubia gallega, la mejor carne, sin más, producto tal cual, acompañada de patatas fritas caseras y pimientos asados, todo un festival para los amantes carnívoros.


Postres caseros, en línea con el resto de la carta, sencillos y sabrosos, que nos recuerdan a la abuela, como estas peras al vino.


No olvido comentaros sobre la decoración de La Vaca y La Huerta que, al igual que su carta, sencilla, de calidad, honesta y sin artificios, está basada en colores puros, blancos y negros, maderas naturales, claras y sencillas.


Me encantó la báscula de aguja tradicional, de esas que aún quedan en algunas carnicerías de pueblo, y no os perdáis el inmenso mural en la pared principal del local, pintado a mano con rotulador, con una sonriente vaca y un bodegón de frutas.


Por cierto, no quiero terminar sin contaros que en La Vaca y La Huerta podemos encontrar una estupenda cerveza artesana, La Loca Juana, que se elabora en el Castillo de Íscar (Valladolid) por uno de los copropietarios, Fernando de la Raza, con todo el esmero a la manera tradicional, y tengo que decir, está deliciosa, sin ese exceso de gasificación que tienen otras marcas industriales.


No tengo más que recomendaros una visita a La Vaca y La Huerta, estoy segura que os va a conquistar como me ocurrió a mí, ¡qué producto!, y a un precio realmente competitivo. ¡Olé por el trabajo bien hecho!



C/ Recoletos, 13 Madrid

Tlf. 91 781 15 86
Fotos propias y de La Vaca y La Huerta

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

2 comentarios:

¡Gracias por tu comentario! Recuerda no utilizar palabras malsonantes u ofensivas.