martes, 28 de julio de 2015

EL PERRO Y LA GALLETA: ¡GUUAAUU!


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller @lasmonicadas

¿Qué fue antes, el perro o la galleta?, este dilema similar al del huevo y la gallina que atormentaba ya a los antiguos filósofos griegos me sirve para decir que en este caso, Carlos Moreno Fontaneda abrió primero en el Barrio de Malasaña –y con mucho éxito por cierto- el Bar Galleta, célebre ya por su ambientazo cool y su carta casera. Y hace menos de un mes, y en homenaje a su pasión por los perros, Carlos ha abierto en el corazón del Barrio Salamanca este nuevo local, El Perro y La Galleta.


Lo primero que impresiona es la decoración del local, obra del propio Carlos, todo mi reconocimiento a su excelente trabajo, se nota la marca personal y familiar de la empresa galletera.


Cuenta la leyenda que la archiconocida galleta “María” se elaboró por primera vez en una pastelería inglesa a finales del siglo XIX con motivo de la boda de una gran duquesa rusa y un príncipe inglés hijo de la Reina Victoria, de ahí que la inspiración para la decoración del local simule una casa inglesa de la época victoriana, en la que vive “Claudio”, un Jack Russell inglés que se trasladó a vivir a España al poco tiempo de nacer, cuya afición al coleccionismo se hace notar en cada rincón del restaurante: radios antiguas, cámaras fotográficas, bastones y latas de galleta, y hasta un impresionante retrato de un egregio mariscal antepasado de Claudio.


Y con esta historia no podía salir un local más mono y acogedor, no hay rincón que no llame la atención por sus cuidados detalles: impresionante barra de mármol y madera, chimenea, flores frescas, antiguas librerías de farmacia repletas de vajillas francesas e inglesas, elegantes lámparas de mesa, faroles y apliques de latón envejecido y referencias por doquier al mundo perruno. De verdad se crea un ambiente mágico, casi de película, en el que nos trasladamos a la vieja Inglaterra frente al parque del Retiro.


Así que allá que nos fuimos a conocer El Perro y La Galleta aprovechando una ruta organizada por la Bodega Otazu para dar a conocer su Chardonnay 100% 2014 Magnum D.O. Navarra, que ofrece desde el 20 de julio hasta el 2 de agosto una limitada producción de 30 botellas Magnum, por copas a 2,90 euros, o por botella a 28 euros, maridado con platos creados especialmente por tres restaurantes madrileños. Un vino blanco embotellado de forma manual y artesanal, en este formato magnum que suele estar reservado sólo a los tintos.


La cocina de El Perro y La Galleta, que por cierto, también tiene su propia barra en la que los cocineros preparan los platos delante del cliente, es una cocina de mercado, moderna y vanguardista, con mezclas atrevidas y ganas de complacer.


Os cuento algunos de los platos que probamos, especialidades de la casa como las croquetas de pato, chipirón y bacalao; ensaladilla rusa con carpaccio de gambón y bacalao, una mezcla arriesgada; tiradito de pez mantequilla y ají amarillo; tartar de atún con aguacate, mango, jengibre y sésamo; tacos mexicanos de bacalao rebozado con guacamole, cilantro y pico de gallo, muy original.


Por supuesto en los postres, todos caseros, la estrella es la galleta Fontaneda: tarta de mamá de galleta y chocolate, cremoso de yogur con galleta y frutas de temporada o la tarta de tres texturas de chocolate con helado de galleta, ¡el paraíso de las galletas!.


Además en el local se permite la entrada de perros, así que desde aquí propongo que se cree una carta de galletas especiales para los amigos de “Claudio” y puedan disfrutar del local tanto como nosotros.

Y apuntaos esto: el 1% de los beneficios del negocio se donará a la Fundación Aladina, dedicada a mejorar la vida de niños enfermos de cáncer, todo un detalle de nuestro anfitrión, el perro “Claudio”. ¡Olé!



El Perro y La Galleta

C/ Claudio Coello, 1 Madrid

Tlf. 606 82 24 21

Fotos propias y de El Perro y La Galleta

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

miércoles, 22 de julio de 2015

NORMANDIE ONDARRETA: MAGIA EN EL AMBIENTE


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller @lasmonicadas

Hace ya unos años que conocí Normandie Ondarreta, y puedo decir que es uno de esos restaurantes “fondo de armario” a los que siempre vuelves, tanto por su cocina como  por las sensaciones que te quedan tras disfrutar de su ubicación.


Normandie está al ladito de Madrid, en la salida 36 de la N-I (tras pasar la salida de la conocida localidad de San Agustín de Guadalix), en un coqueto caserío de estética vasco-francesa y rodeado de jardines y árboles, un mágico restaurante perteneciente al reconocido Grupo Hostelero Ondarreta, ya os hablé de otro restaurante de este Grupo, Ondarreta la Moraleja, hace no demasiado tiempo.


Y digo mágico porque la historia que le precede tiene su leyenda: hace ya muchos años que una hermosa mujer francesa, concretamente de la zona de Normandía se enamoró de un atractivo hombre español, y para poder estar juntos decidió venir a vivir a España y abrir su restaurante francés aquí, de ahí el nombre del restaurante y la cuidada estética y arquitectura de la casa.


La decoración y cada detalle de Normandie recuerdan a nuestro país vecino: coquetos salones entelados o empapelados con motivos afrancesados, rincones acogedores, elegantes chimeneas, maderas nobles y utensilios de cocina de cobre, crean un ambiente agradable e íntimo.


Al edificio se suma un porche cubierto de lo más acogedor, con paredes de piedra y cristaleras que dan paso a la terraza, visita imprescindible en verano.


También he visitado varias veces Normandie Ondarreta como invitada a celebraciones familiares, os cuento que además de los salones privados del restaurante, la finca tiene en el interior de sus jardines y con entrada y parking separados, dos espacios reformados por el estudio de decoración “Alternativa” en el que celebrar las que conocemos como “bbc”, bodas, bautizos y comuniones, me parece una buena idea para este tipo de celebraciones porque los mayores disfrutamos de toda la intimidad familiar y los niños del parque y el jardín.


No me enrollo más y vamos con la carta: nos recibe el jefe de sala, el encantador y amable José Antonio, que sabe soy fan de la lubina a la sal de Normandie Ondarreta, y ya casi desde que me ve entrar está sonriendo sabiendo que la comanda va tener, sí o sí, su famosa lubina, ¡jajaja!

Y no sólo de lubina vive el hombre (y la mujer), así que echando un vistazo a la carta podemos decir que tiene una base de tradición vasca (marmitako, alubias de Gernika, merluza con chipirones) mezclada con ciertos toques de cocina francesa (caracoles de Borgoña, solomillo Strogonoff, confit de pato, y sus sabrosas ancas de rana a la provenal que nunca me cansaría de comer, ¡qué ricas!).


Como entrantes destacaría un centro de puntas de espárragos blancos con queso, salmón ahumado y gulas que está buenísimo, además de la ensaladilla rusa, los chipirones a la plancha con cebollita frita, las habitas salteadas con jamón. No faltan varias ensaladas y cremas, y por supuesto, la sopa de cebolla gratinada, muy francesa.


Algunas carnes y pescados los preparan a la parrilla de carbón, me encanta el olor de esta parrilla, y también la hamburguesa y las chuletitas.

Siempre oigo hablar muy bien del centro de merluza rellena de txangurro, para la próxima visita me lo pido, y espectacular el bacalao crujiente en tempura con salmorejo, entre otros pescados de la carta como rodaballo, salmón y atún, y por supuesto, mi debilidad: la lubina a la sal, preparada y presentada en un cajón rústico, desespinada al momento y acompañada de verduras al dente, zanahoria, alcachofa y patatita, aove y salsa mahonesa… mmmmm, ¡deliciosa!.


Y carnes de lo más variadas, milhojas de lechón con manzana, solomillo con foie al oporto, pallarda de ternera, medallones de ibérico sobre tosta de morcilla con torta del Casar…


Ya sabéis que el dulce no es lo mío, pero tengo que hablaros de las crêpes Suzette que preparan en Normandie Ondarreta al momento y delante del comensal, todo un espectáculo, y con un resultado de sabor súper equilibrado entre el dulce y el ligero toque amargo de la naranja, no dejéis de pedirlas.


Como veis soy una enamorada de Normandie, quizá porque siempre que voy me siento feliz, y confieso que en noches de invierno, con la chimenea encendida y la suculenta cocina, la desconexión es total y el placer gastro está garantizado. Ahora es tiempo de terrazas y jardines, toca disfrutar del buen tiempo que se respira fuera del asfalto de la ciudad, y en coche ¡sólo se tarda un cuarto de hora!. 




Ctra. de Burgos, km. 36,4 El Molar, Madrid

Tlf. 91 841 00 53
Fotos propias y de Normandie Ondarreta

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

miércoles, 15 de julio de 2015

LAS MINIFALDAS SON PARA EL VERANO


Pues sí, ya tenemos el verano encima, y ¡qué verano caluroso!, así que es hora de lucir piernas y moreno, y qué mejor prenda que una minifalda (incluso para ir a los toros, ¡jajaja!).
El turquesa es uno de los colores del verano, me encanta cómo resalta sobre la piel bronceada, utilicemos los colores a cualquier hora del día y atención a los complementos.

Esta combinación me rechifla, cuero negro que contrasta perfectamente con este amarillo lima de lo más refrescante, un look sencillo pero impactante.

Ideal para un paseo mañanero y tomar el aperitivo, con zapato plano, camiseta navy y ese aire de lolita inocente.

Un clásico que nunca pasa de moda: la minifalda vaquera, perfecta para cualquier hora del día, perfecta con una amplia camisa blanca y un buen bolso.

Y si refresca, siempre podemos combinar una mini de estampado étnico tan de moda esta temporada, con una colorida americana remangada.


No podía faltar una minifalda de cuero, siempre sofisticada y siempre elegante, y el punto canalla de una camiseta con estampado de calavera.   

Para lo noche, me encanta este punto rockero de la camiseta combinada con una minifalda de lentejuelas ¡trés chic!.

No sé vosotras, pero ¡yo me voy a las rebajas en busca de mi minifalda perfecta para el verano!

  
Todas las fotos son de autores que publican en Pinterest

Si queréis daros a conocer, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

miércoles, 8 de julio de 2015

SOTA, CABALLO Y REY: EL AS DE OROS DE LA NOSTRA CARNE


El Grupo Raza Nostra se vuelve tabernero con su nueva propuesta gastronómica: Sota, Caballo y Rey; pero no una taberna cualquiera, sino una muy especial que evoca las tabernas medievales y que rinde homenaje a la baraja española en su carta.


En un local muy luminoso y de espacios abiertos en todos los sentidos y dentro del espacio dedicado a la restauración de El Corte Inglés en Pozuelo, Sota, Caballo y Rey se sitúa junto a la ya exitosa Hamburguesa Nostra del mismo Grupo. Cocina abierta en la que se puede observar el trabajo detallista y muy profesional del equipo elaborando cada plato, dirigidos por el conocido chef Juan Pozuelo como executive chef del Grupo.


Decoración en tonos negros y claros, maderas naturales, azulejos, y pizarras por doquier junto con una acertada iluminación, hacen un espacio acogedor que se presta al disfrute informal de una excelente carne y muchos detalles como la botella de “agua del grifo” y el delicioso aceite de oliva que sirven de aperitivo en pequeñas botellitas.


La carta es sencilla pero muy original, con categorías que corresponden a los nombres de los palos de la baraja Fournier: el As de Oros hace referencia al guiso de temporada de la casa, un plato de cuchara que se presenta tal cual en la mesa.


Las Sotas son las hamburguesas reinventadas en forma de cuadrado, sí, como lo leéis, quadra-hamburguesas, con carne de vaca madurada picada al momento, destaca la hamburguesa de Bastos, que por su tamaño merece la pena compartir (540g.). Yo probé 4 mini quadra-hamburguesas de vaca gallega con “sus sombreros”, una presentación muy chula y cada una con un sabor diferente.


Los Caballos son pepitos y montados, como el pepito de cachopo empanado de cecina y queso ahumado o la estupenda y enorme salchicha artesana abrazada al horno con cebolla confitada que me encantó!


Y los Reyes, donde reinan nunca mejor dicho filetes espectaculares, yo tomé el Rey de Bastos, un plato de filete picado de carne de vaca gallega en tartar, muy bueno el punto de maceración y aliño.


Un punto muy a favor de Sota, Caballo y Rey, sirven desayunos hasta las 12:00h y recupera la sana costumbre de las meriendas de 17:00 a 19:30h., además de poder picar sus tapas entre horas.


Destacaría sobre todo la calidad de la materia prima en cada elaboración, carne de primera, se nota a qué grupo pertenece Sota, Caballo y Rey, y junto con un precio medio sobre los 22,00 euros y una exquisita atención del personal de sala ¡bien merece una visita!.


Sota, Caballo y Rey     

El Corte Inglés de Pozuelo, planta 2, Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Tlf. 91 084 87 86
Fotos propias y de Sota, Caballo y Rey

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 2 de julio de 2015

SKY SUSHI: UN CIELO DE RESTAURANTE JAPONÉS


Acordareis conmigo que frecuentemente en esto de la gastronomía nos movemos por modas, y ahora está plenamente de actualidad la cocina japonesa, que por cierto, me encanta; atrás quedaron ya aquellos restaurantes que llamábamos “chinos” en los que nos iniciamos en un tipo de comida que hasta ese momento era ajena para nosotros, aquellos años 80….

Ahora lo que mola es la cocina japonesa, cuanto más auténtica mejor, y cuanto más cara sea la carta parece que somos más “entendidos”; pues bien, tengo que confesaros que, habiendo probado ya unos cuantos restaurantes especializados en este tipo de cocina, caros y menos caros, generalmente todos me parecen iguales, es más, en algunos me he llevado más de una decepción porque mi expectativa era alta y me he encontrado platos más bien mediocres.

Mi querida Estefanía Ruilope, periodista de éxito y autora del blog LaChica de la Ciudad que desde aquí os recomiendo seguir, se empeñó en demostrarme que existe un restaurante de cocina japonesa más que recomendable y con una excelente relación calidad-precio: Sky Sushi, así que allí que me fui.

Gracias Chefi, tenías razón, Sky Sushi es un excelente restaurante de cocina japonesa, y así lo demuestra su ya larga trayectoria puesto que lleva abierto nada menos que desde el año 2009 como nos cuenta su propietario Néstor Herranz, quien siendo amante de la gastronomía nipona, buscaba aunar alta calidad con precios asequibles, y elaboraciones fieles a la tradición; puedo deciros que con Sky Sushi lo ha conseguido con creces, abriendo locales en Pozuelo y posteriormente en Aravaca, además de ser proveedor de sushi de los archiconocidos Fortuny y Copa de Balón.

Yo visité el local de Pozuelo, un espacio moderno de dos plantas, cómodo y acogedor, en el que el color violeta (supongo que un guiño a la flor representativa de Madrid) está por todas partes; en la parte de abajo llama la atención la cinta giratoria o kaiten desde la que se puede escoger directamente cada plato.


La carta de Sky Sushi es larga, difícil elección porque todos los platos resultan súper apetecibles, pero aquí lo importante es la calidad del producto y la frescura del pescado, consigna que se comprueba en cada elaboración.

Aperitivo de la casa, me atrevo a decir que eran unos salmonetitos en tempura con mayonesa de la casa, comenzamos bien, puro sabor.


Tempura de langostinos tiger, topping de sésamo blanco y salsa de anguila, ¡delicioso!.


Tataki de atún con aguacate, no os imagináis lo fresco que estaba el atún.


Muy a destacar los platos de usuzukuri, un corte fino de pescado marinado, especialmente rico el de dorada con salsa de jalapeños y el de pulpo acompañado de compota de tomate picante.


Sorprendentes los nigiris de pez mantequilla con anticucho, y los de salmón flambeado con salsa tiger y virutas de cebollita frita.


Uramaki Eby, con aguacate que parece sustituir el alga y cubre el maki. 


Makis tempurizados, no os podéis imaginar qué contraste de texturas, y sabor exquisito.


No podían faltar unos estupendos tartares, en este caso probamos el de de salmón macerado con salsa sweet spicy, cebollino y base de aguacate, y de spicy tuna, un fresquísimo atún rojo ligeramente picante con wakame.


Y terminamos con un original y delicioso nigiri de foie que se deshacía en la boca, mmmm….


Sinceramente este restaurante me ha conquistado, me convence y me encanta la carta de Sky Sushi, y con un ticket medio de 30 euros, ya estoy pensando en la próxima visita, desde aquí os animo a conocerlo, merece mucho la pena.


Sky Sushi         

Vía Dos Castillas, 15, Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Tlf. 91 714 10 13
Fotos propias y de Sky Sushi

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com