miércoles, 27 de enero de 2016

SUSHITA CAFÉ: COCINA JAPO A PRECIO ASEQUIBLE



Texto by Mónica Gutiérrez-Aller


Sushita Café: con este nombre tan chulo la exitosa empresa pionera en España en distribución de platos preparados de recetas orientales envasadas –Sushita-, fiel a su filosofía dinámica e inquieta ha abierto su propio restaurante en la madrileña calle Alberto Aguilera, también en el CC Parquesur, y en breve abrirá dos restaurantes más, ¡olé por su carácter emprendedor!.


Sushita Café es una monada de local, decorado con cierto aire colonial, cómodo y acogedor en el que la iluminación juega un papel fundamental con sus lámparas ideales, en tonos grises y  maderas claras en las paredes que me encantan.


Atención a la presentación tan original de las cartas, como si fuera un “pai-pai oriental, repletas de sugerencias apetitosas, comenzando por el aperitivo de la casa, una ensaladita de algas wakame con salsa mahonesa de wasabi que son mi debilidad, tanto me gustan estas algas que entre mis amigos foodies las llamamos algas “monikame, ¡jajaja!.


Entre los entrantes, probamos los tan de moda Bao Bun, pork belly, de cerdo, muy sabroso.


Continuamos con varias piezas de sushi, mínimo para dos personas, y originales como el oshi de paleta ibérica con aceite de trufa, aguacate, topping de tomate y trufa, diferente y delicioso, y estupendo también el nigiri de salmón fresco, con mahonesa de wasabi y huevas de salmón ikura.


Y ahora toca elegir entre la amplia variedad de makis roll, como el de quinoa (con tartar de salmón, aguacate con topping de quinoa, tempura flakes y salsa spicy), el California especial (con langostino rebozado en panko, queso crema, aguacate y topping con verduras fritas con salsa de anguila), y el delicioso rollo de foie con pera caramelizada y frambuesa, súper original y caramelizado al momento por el camarero.


Seguimos con un tiradito de atún, con cebolleta china, tobiko negro y salsa kimuchi, recomendación del encantador jefe de sala, un acierto.   

      
Terminamos con un helado de té verde Matcha con stracciatella, todos los helados de Sushita Café son ecológicos.

Me he dejado muchos platos apetecibles por probar, como los rollitos de pato crujiente, los Noodles Sichuan, el ceviche de lubina, el nigiri de solomillo y queso parmesano al aceite de sésamo, el rollo de salmón braseado….en fin, que sin duda tendré que repetir en Sushita Café, pero ya casi me espero a que abran su próximo local en la calle Miguel Ángel (y van tres…y ya se sabe, no hay tres sin cuatro…).

Cocina oriental a precios asequibles y materia prima de calidad manipulada de manera artesanal, en un ambiente joven, relajado y muy desenfadado es lo que te vas a encontrar en Sushita Café.
  

SushitaCafé    

C/ Alberto Aguilera, 52 Madrid

Tlf. 91 825 91 27
Fotos propias y de Sushita Café

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

miércoles, 20 de enero de 2016

ORNELLA: PURO SABOR ITALIANO


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller Gª

Siempre he dicho que si tuviera que vivir en otro país que no fuera España me encantaría hacerlo en Italia, por su forma de entender la vida tan parecida a la nuestra, sobre todo en lo que a gastronomía se refiere, de la que saben disfrutar intensamente; y cuando he conocido Ornella me he sentido realmente en Italia en pleno Barrio Salamanca madrileño.


El nombre del restaurante es un homenaje de los socios fundadores de este proyecto, Enrico Bosco (propietario del Grupo Pulcinella), Íñigo Arrechea y Jorge Blas, a la mítica y guapísima actriz italiana Ornella Mutti, y la verdad que la belleza se nota en cada rincón del local y en cada plato.

La decoración de Ornella ha corrido a cargo del estudio de interiorismo Blume Studio, del que me declaro fan desde ya por haber sabido darle un aire moderno y cool a la típica trattoria italiana: grandes ventanales de aire industrial, un exuberante jardín vertical, originales lámparas, papeles pintados y una iluminación cálida e íntima, junto con una acertada música italiana, invitan a relajarse y disfrutar a tope de la gastronomía italiana.


La calidad y autenticidad de la cocina está garantizada por la llegada desde Italia, nada menos que dos veces por semana, de la mayoría de los ingredientes de los platos de Ornella, y lo mejor para elegir, dejarse aconsejar por el jefe de sala, Emmanuel, un encantador italiano que sabe un montón de vinos de su país y que explica cómo nadie la diferencia entre la pizza napolitana y la pizza romana, os cuento: la pizza napolitana tiene la masa tierna y delgada pero bordes altos, es menos rígida que la romana, y a diferencia de esta última, se aconseja comerla con cuchillo y tenedor.


La carta de Ornella es 100% italiana, dividida en varios apartados como antipasti, ensaladas, pastas, carnes, pescados, por supuesto pizzas y varias especialidades de la casa que ya son best sellers en los demás restaurantes del Grupo Pulcinella, y platos exclusivos de Ornella como el risotto allo champagne Mumm é fragole (risotto con champagne Mumm y fresas) o los paccheri all’astice (pasta típica con tomates sicilianos, bogavante y guindilla).


Yo os puedo hablar de los platos que probamos en nuestra primera visita, que no será la última, y que me han encantado: comenzamos con un auténtico Vitello Tonnato, una de mis debilidades italianas, lonchas de ternera blanca acompañadas de salsa de atún y alcaparras, aunque me quedé con ganas de probar la Parmigiana di Melanzane, berenjenas al horno con tomate San Marzano, albahaca y queso Provola y Parmesano, lo dejo para la próxima.


Un platazo de diez los strozzapreti alla Loren, pasta fresca con gambas, cigala, almejas, mejillones y un toque de pesto genovés, ¡qué rico!, y maravillosa presentación, un acierto el pesto que lo acompaña.


Y como no podía ser de otra manera, probamos la famosa pizza napolitana en honor a uno de los socios, Enrico, la pizza del Bosco, con mozzarella, aceite de trufa blanca y trufa de temporada en láminas, sin tomate para no disfrazar los otros sabores, elaborada por el pizzaiolo en un horno artesanal a la vista de los comensales traído expresamente desde el Nápoles natal de Enrico.


Para terminar, por supuesto un tiramisú casero elaborado por el chef con la auténtica receta de su nonna italiana, para chuparse los dedos.


Ornella no se olvida de los celiacos en su carta y ofrece muchos platos de pasta especial para ellos y postres como la ya famosa tarta de zanahoria de Celicioso.

Y la oferta de Ornella no termina aquí, ya que se está convirtiendo en todo un referente madrileño para el afterwork y afterdinner con una cuidada selección de cocktails, copas, buena música y ¡ambientazo!

Precio medio sobre 35 euros, una carta de vinos italianos más que sugerente, posibilidad de menú del día, cocktails y autenticidad en todos sus platos harán de Ornella un must go de este nuevo año que comenzamos a tope de novedades gastro y que os iré contando.


C/ Velázquez, 18 Madrid

Tlf. 91 138 53 01
Fotos propias y de Ornella

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 14 de enero de 2016

LLEGÓ EL INVIERNO: HORA DE ABRIGARSE


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller @lasmonicadas

¡Y por fin llegó el invierno!, y no es que me guste especialmente pasar frío, pero me encantan las estaciones, y en invierno, pues eso, toca abrigarse, así que después de este eterno "veroño" del que veníamos disfrutando, ya podemos sacar del armario prendas abrigaditas y complementos ad hoc, especialmente bufandas, pañuelos o foulards, como queráis llamarlos.
Mola mezclar varias tendencias en un mismo look: rayas marineras (también muy seguidas en esta estación del año y no sólo en primavera/verano), animal print en los zapatos, jeans acampanados y pañuelo de cuadros archiconocido e imitado desde hace un par de temporadas,  pero el resultado final es resultón, ¿no?.

Me encantan los chaquetones de estilo marinero para protegernos del frío, en marino y botonadura dorada, todo un clásico europeo que han llegado para quedarse y que acompañan perfectamente cualquier look de sport, perfecto junto con un gorrito de lana y un pañuelo de colores vivos que aporta color y destaca el clasicismo del azul.


Estilo lady con colores básicos, blanco, beige y gris; un clutch, taconazos y a la calle, eso sí, con un toque descuidado en la colocación del foulard.


Para el fin de semana nada como unas zapatillas llamativas a tono con nuestro pañuelo de cuadros, un moño alto y bolsazo, ¡qué a gustito se pasea así por la ciudad!


La elegancia del blanco y el nude también en invierno, es una combinación de colores por la que siempre apuesto, porque siempre llenan de luz los días grises y oscuros, y es eternamente imitado; jugad con todos los tonos de la misma paleta cromática, el resultado es total!


El tartán siempre está aquí en esta época del año, a veces me recuerda al colegio, a la campiña inglesa, a los gustos de mamá, y a esa falda tableada que todas hemos tenido de pequeñas; foulard combinado con guantes a juego y sombrero de ala ancha, ¡éxito seguro!.



Todas las fotos son de autores que publican en Pinterest

Si queréis dar a conocer vuestro proyecto fashion, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 7 de enero de 2016

NAIA BISTRÓ: UN OASIS GASTRONÓMICO ENTRE EL CASTICISMO


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller


Naia Bistró es mi primera sorpresa gastronómica de este año recién comenzado, y digo sorpresa porque no me esperaba un restaurante así en el corazón del Madrid de los Austrias, en plena Plaza de la Paja, donde el tipismo asoma por cada rincón y….de repente….¡sorpresa!.


Naia es un bistró relajado, puro, limpio, nórdico pero no minimalista, elegantemente acogedor y luminoso en el que la luz, las plantas y flores naturales y las maderas claras y decapadas inundan cada rincón, con ventanales a un coqueto jardín interior que nos evocan aires europeos.


¿Se nota que me ha chiflado la decoración?...pues sí, obra del estudio Objetos Perdidos, que se dedican a la restauración y diseño de muebles, pero grandes amigas de los propietarios se han encargado de darle todo el alma a este restaurante.  


Y la carta de Naia Bistró no se queda atrás, el matrimonio propietario de este romántico bistró, Arancha Costafreda y Damian Forshaw, junto con el jefe de cocina Eduardo García, han diseñado unos platos que se identifican perfectamente con el espíritu de este local: platos de apariencia sencilla pero elaborados, toques cosmopolitas y producto de temporada muy bien elegido, lo mejor es dejarse llevar por Claudio, el jefe de sala, un profesional como la copa de un pino siempre pendiente de todo y al mando de un equipo atento a cualquier detalle.


De sus fogones salen recetas como vitello tonatto con brotes tiernos, ensaladilla marinera con anguila ahumada, ceviche de corvina, alcachofas con cigala y una salsa de panceta que le va estupenda (¡me encantó este plato!), salmón a la llama con ensalada de quinoa, -espectacular-, steak tartar de solomillo con huevo de codorniz, muy bueno el punto de maceración de los ingredientes y original presentación, o la presa ibérica con parmentier de mostaza, uno de mis vicios confesables, la mostaza, a esta receta le aporta el toque diferente.


Y postres caseros tan interesantes como un pan brioche caramelizado con helado de yogur búlgaro, brownie con helado de violetas, o fresas mascarpone y pimienta rosa, una combinación de sabores muy ingeniosa. Interesante carta de tés y cocktails.

  
Por cierto, en la  planta baja Naia Bistró tiene una zona chill out ideal para tomar una copa relajadamente o como reservado para un evento privado, ¡buena idea!.

Menú de mediodía por 11,95.-€, y precio medio de la carta sobre 30.-€, Naia Bistró es ya uno de esos restaurantes básicos que siempre hay que recomendar cuando me preguntan, probadlo, sé que os va a gustar, y me contáis.


Naia Bistró      

Plaza de la Paja, 3 Madrid

Tlf. 91 366 27 83
Fotos propias y de Naia Bistró

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com