jueves, 11 de agosto de 2016

SASHA BOOM: ¡ES LA BOMBA!



Texto by Mónica Gutiérrez-Aller


Si alguien puede abrir un restaurante en Madrid en plena canícula y conseguir lleno a diario a pesar de los calores madrileños, ése sin duda es el chef Jaime Renedo: primero consiguió el respeto de la crítica gastronómica con su primer proyecto personal, Asiana y posteriormente Asiana Next Door; recientemente se lanzó a divertirnos con sus platos abriendo Pink Monkey, del que soy fan número uno, y hace apenas unas semanas tenemos ya aquí Sasha Boom, que haciendo honor a su nombre, me atrevo a decir que ¡es la bomba!


En el corazón financiero de Madrid, en el que fue el local del conocido Lakasa de César Martín, Sasha Boom viene a llenar ese espacio y vaya si lo ha conseguido!: decoración desenfadada, tonos oscuros pero luminosos, iluminación atrevida pero íntima y ambientazo de gente que sabe comer y que quiere divertirse comiendo.


Debido a los numerosos e internacionales destinos laborales de la familia de Renedo, Jaime se impregnó desde bien joven de las culturas del Sudeste Asiático y América Latina, y ha sabido trasladar con acierto todos sus conocimientos gastronómicos y experiencias vitales a sus restaurantes, por lo que, haciendo honor a su nombre, en Sasha Boom estallan los sabores de los platos en una muy cuidada, laboriosa y divertida carta.


Increíbles mezclas de ingredientes que resultan más que sabrosos e inesperadas combinaciones de lo más acertadas, Jaime no deja nada a la improvisación y su cocina es fiel reflejo de una imaginación desbordante que no te va a dejar indiferente.


Platos como Crab & Pork, a base de  un curry rojo thai, crema de pimientos de Gernika y ajos asados; Nem Tom vietnamita de cerdo y gambas, un entretenido y delicioso entrante; Cebiche Globe Trotter, un nombre original para un plato sorprendente, con corvina, pulpo, langostinos y chiles del mundo (hasta nada menos que ocho), increíble combinación de sabores.


No dejéis de probar la Pizzeta Libanesa, una creación genial de Renedo, con queso Halloumi, aceitunas calamata, mató, hierbabuena y tomate confitado.; estupendos Dim Sum de cangrejo y pollo, acompañados de soja dulce y vinagre de arroz.


Y para terminar una cena redonda, un postre refrescante y armonioso, Mochi casero de mango tamarindo y chile, con sorbete de coco y lima, mango lassi, bizcocho de té y yogur.


Y por cierto, echadle un vistazo a la carta de cocktails, ideales como aperitivo, sobremesa e incluso para acompañar la cena.

Desde aquí mi reconocimiento a todo el equipo de Sasha Boom, pero especialmente a un joven profesional apasionado de la gastronomía, José Antonio Alayo, cuyo esmero y dedicación hacen que una visita a Sasha Boom se convierta en toda una experiencia gastronómica.




C/ Raimundo Fernández Villaverde, 26, Madrid

Tlf. 91 199 50 10
Fotos propias

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 4 de agosto de 2016

ORIBU: COCINA ASIÁTICA MEDITERRANEIZADA


La moda de la cocina asiática hace años que dejó de ser una mera tendencia para asentarse definitivamente en el panorama gastronómico actual: sushi sashimi, nigiris, dimsum… han pasado de ser vocablos que únicamente utilizaban los foodies más snob para convertirse en parte de la terminología habitual de cualquier carta de restaurante moderno que se precie, incluso cuando éste ni siquiera es asiático.


El otro día tuve ocasión de revisitar Oribu, un restaurante que traspasa los límites de la cocina asiática: Oribu en japonés significa “oliva”, y el nombre del restaurante plasma en buena medida lo que gastronómicamente pretende ofrecer. Oribu fusiona perfectamente la gastronomía asiática con la mediterránea, no en vano el lema del restaurante eswhen east meets west.


Su propietario, Ivan Zhan, aunque madrileño de nacimiento tiene raíces asiáticas y en Oribu siempre ha pretendido fusionar ambos conceptos, ofrecer verdadera cocina asiática pero diferenciándola del resto de locales que siguen esa línea y, ¿qué mejor forma que “mediterraneizándola” (si me permitís el “palabro), que fusionándola con toques netamente hispanos, mediterráneos, madrileños…y creando auténtica cocina japo-cañí, asiático-castiza?


Ejemplo de lo dicho son platos tan originales y suculentos como un magnífico surf and turf a base de anguila kabayaki a la barbacoa que se acompaña de un escalope de foie y se termina con una reducción de Grand Marnier y jugo de rabo de toro, ¿quién da más?; huevo roto de corral con dados de sashimi de atún y patatas confitadas (guiño inequívoco a los huevos rotos de cualquier barra madrileña), dim sum de rabo de toro, bao de panceta confitada con caldo de ramen (me recuerda al bocata de panceta, ¿hay algo más cañí?), o su jamoncito de gallo de corral confitado con crepes chinos y Hoisin melosa, en la que el muslo de gallo de corral se sirve para ser degustado como si fuera el más tradicional pato laqueado.


Mención aparte merece su okonomiyaki o versión Oribu de la clásica tortilla japonesa, en la que se introduce un huevo frito y cangrejo, creando un plato tan delicioso como diferente.


Platos divertidos, bien ejecutados en los que rápidamente se descubre ese juego de matices y sabores, esa fusión de culturas con las que su chef, Armando Justo, nos ofrece un interesantísimo recorrido lleno de destellos asiáticos y de pinceladas mediterráneas.


Hablando de Armando Justo, os contaré que Armando es el chef de Oribu y que, al igual que Iván Zhan, es madrileño de nacimiento, aunque en su dilatada carrera hay que mencionar varios años trabajando en California, donde llegó a abrir hasta cuatro restaurantes en San Francisco, y uno en Los Ángeles. Por fortuna para nosotros, finalmente ha recalado en Oribu donde nos es mucho más sencillo disfrutar de su magistral cocina.


Atención a sus postres, en especial el fucking chocolate, que acompañado de un chupito de sake puede ser el punto final perfecto a una experiencia gastronómica que os aseguro os va sorprender deliciosamente.




Barquillo, 10, Madrid

Tlf. 91 524 03 17
Fotos propias y de Oribu

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

martes, 2 de agosto de 2016

¡HOMBROS FUERA!


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller  Gª

A estas alturas del verano ya sabemos cuál es la tendencia que ha triunfado en lo que a moda se refiere: prendas off shoulders, escote Bardot, escote barco, hombros al descubierto…lo llamemos  como lo llamemos, ¡es hora de lucir hombros!

Un top blanco con shorts vaqueros me parece ideal para salir por la mañana a tomar el aperitivo en vacaciones, calzado cómodo y a la calle. Y para la noche, la idea del top blanco puede ir acompañado de unos jeans con algún que otro roto para relajar el look y disfrutar de una terracita veraniega.

¿Y por qué no lucir hombros también en una comida familiar?, eso sí, de un color suave y acompañado de los complementos acertados, genial para la comida del domingo.

Y si las tardes de verano refrescan, podemos apostar por una camisa de un color menos visto, con color en los zapatos para iluminar el conjunto.

Por supuesto no olvido los vestidos que dejan al aire los hombros este verano, ya podemos lucir moreno y no sólo en las piernas, acompañados de un gran volante y unas sandalias llamativas, apenas necesitamos nada más hacernos sentir guapas y atractivas.

Está claro que la tendencia off shoulders arrasa este verano, si aún no lo tienes en tu armario aún estás a tiempo, la mayoría de las marcas ya lo tienen en su colección pre fall, no hay más que echar un vistazo a esas tiendas que todas sabemos…. ¡Feliz verano!
  

Todas las fotos son de autores que publican en Pinterest

Si queréis dar a conocer vuestros diseños, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com