jueves, 29 de septiembre de 2016

OTOÑO GASTRONÓMICO: LAS HOJAS NO CAEN EN ESTOS CUATRO RESTAURANTES

 
Texto by Mónica Gutiérrez-Aller Gª.


EL QUE ESTÁ POR ABRIR: ÁNIMA


Ánima es la nueva incorporación del Grupo Amicalia, gestor de los restaurantes Alabaster (con 1 Sol Repsol), Alborada en A Coruña (con 1 estrella Michelín), y Arallo Taberna, también en Coruña.

La apertura de Ánima es inminente en el centro neurálgico de Madrid - abrirá sus puertas a principios del mes de octubre en la capital-, y se presenta con una cocina de raíces clásicas y el producto atlántico como protagonista, en manos del chef Iván Domínguez, quien plantea una vuelta a la esencia de la cocina auténtica, y siempre con el Atlántico en el punto de mira.

El Jefe de cocina será Oscar Muñoz, hasta ahora el segundo jefe de cocina del restaurante Alabaster en el que tan buenos momentos he pasado -confieso que uno de mis restaurantes favoritos-.


C/ Alberto Alcocer, 5, Madrid

Fotos propias y de Alborada


EL EXPLOSIVO: SASHA BOOM

Sasha Boom abrió pisando fuerte en mitad del verano madrileño y se consolida ya como una de las aperturas de la temporada, tal y como os contaba aquí  .
Tras Asiana, Asiana Next Door y Pink Monkey, el chef Jaime Renedo ha vuelto a conseguir impactar con su estudiada técnica y artesanía en la mezcla de ingredientes, sabores y culturas, haciendo una cocina con claras influencias del sudeste asiático e ingredientes exóticos, pero también con toques mediterráneos, que no deja indiferente a nadie.

En un local moderno, joven y divertido, con una estudiada iluminación, además de una más que interesante carta, en Sasha Boom hay un amplio repertorio de cocktelería con el que acompañar los sabores de cada plato.


C/ Raimundo Fernández Villaverde, 26, Madrid

Tlf. 91 199 50 10
Fotos propias y de Sasha Boom

EL QUE VA CAMINO A LAS ESTRELLAS: A'BARRA

Tras el éxito de Álbora (con una estrella Michelín), abrió hace unos meses A’Barra, con los mismos socios mayoritarios –Jamones Joselito y La Catedral de Navarra-, y con un tridente ganador al frente de este gran proyecto gastronómico, como ya os contaba aquí


Jorge Dávila dirige elegantemente, cual director de orquesta, los espacios gastronómicos de A’Barra; el chef Juan Antonio Medina y su tradición divertida, está al frente de los fogones, y Valerio Carrera es el sumiller custodio de la espléndida bodega de esta gran restaurante, encargado de armonizar cliente, cocina y vinos.
Cocina de producto y técnica con excelentes materias primas, A’Barra cuenta con ambientes distintos y dos cartas diferenciadas: restaurante y barra gastronómica.
 
En el restaurante una carta diseñada por el chef, ofrece una cocina basada en el producto, respetuosa con la temporada y la calidad de las materias primas del mercado. Técnica al servicio del equilibrio entre los sabores y el producto, y opción de menú degustación.
En la barra gastronómica, un menú degustación en 14 pases para 22 comensales, preparado por los cocineros delante del cliente jugando con las texturas, las temperaturas, las cocciones y los sabores, toda una experiencia sensorial presentada en una vajilla y cubertería exclusivas.

C/ Del Pinar, 15, Madrid

Tlf. 91 021 00 61
Fotos propias y de A’Barra

EL VALOR SEGURO: EL BARRIL DE ORENSE

Recién abierto en plena zona financiera de Madrid, estuve no hace mucho probando su carta y os lo conté aquí .

El Barril de Orense nace como una gran apuesta del exitoso Grupo Oter para agrandar y afianzar el concepto de cocina del Barril que tan buena aceptación tiene en la capital. Con una cocina de mercado de corte tradicional y una materia prima excelente, en este restaurante son auténticos maestros de los mariscos, arroces, pescado fresquísimo y carnes de primera.


El restaurante cuenta con varios espacios para disfrutar en cualquier momento del día y en todo tipo de ocasiones: terraza ajardinada, amplio restaurante, salones privados y zona de barra con mesas altas ofrece al cliente diferentes opciones para disfrutar de El Barril de Orense.




C/ Basílica, 15-17, Madrid

Tlf. 91 555 30 15 / 27
Fotos propias y de El Barril de Orense








Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 22 de septiembre de 2016

EL BARRIL DE ORENSE: UN NUEVO BARRIL EN EL GRUPO OTER



Texto by Mónica Gutiérrez-Aller

¿Quién no ha comido alguna vez en alguno de los restaurantes del Grupo Oter?, con nada menos que 24 restaurantes (y pronto serán 25, ya os contaré), este Grupo Hostelero es líder en su sector; más de 40 años de tradición en la restauración madrileña acreditan su buen hacer bajo un denominador común en todos sus establecimientos, la excelencia: en la materia prima seleccionada, en la elaboración de sus platos, y en el trato con el cliente.

El Grupo Oter ha renovado íntegramente el que fue su restaurante Pedralbes, en pleno corazón financiero de la capital, -cambio de nombre incluido-, y ahora es El Barril de Orense, un increíble local moderno y elegante en el que ofrece varias opciones gastronómicas: una terraza ajardinada íntima y relajada, una sala amplia y acogedora, salones privados y zona de barra con mesas altas, en definitiva, el concepto de cocina de Barril que tanto éxito proporciona a este Grupo: mariscos frescos del día, arroces en diferentes elaboraciones, pescados de anzuelo a la brasa, carnes al carbón de encina, verduras de la huerta y fritos en aceite de oliva.



El Barril de Orense es un valor seguro en el panorama gastronómico madrileño, ese restaurante en el que siempre vas a comer bien, buen producto, cocina casera y buenos profesionales, como Luis, su jefe de sala, al que desde aquí agradezco sus recomendaciones a la hora de elegir entre tantos platos apetecibles de su extensa carta.


La mejor opción, probar un poquito de todo, comenzando con unas estupendas navajas a la plancha y unas gambas de Huelva fresquísimas muy bien hechas; verduras de temporada con gambas y fondo de pescado, un plato ligero que no pasa desapercibido; tartar de atún rojo de Barbate con daditos de tomate, aguacate y piñones que le daban un punto sabrosísimo al atún; trancha de rodaballo salvaje a la parrilla, creo que puedo decir sin miedo a equivocarme y eso que he probado unos cuantos, que es el rodaballo más rico que he comido, acompañado de unas verduras en tempura; y para terminar, un soufflé de queso, un postre delicioso además de solidario ya que un euro de su precio va destinado a una fundación sin ánimo de lucro con la que colabora El Barril de Orense.


No quiero olvidarme de contaros que el pan que acompaña los platos se presenta aliñado con su tomate y su aceite de oliva, un vicio para los que somos amantes de la despensa mediterránea, y uno de los detalles que marcan la diferencia de El Barril de Orense con respecto a otros de su categoría, esos detalles que hacen, como os decía al principio, que el Grupo Oter, -encabezado por su fundador Gerardo Oter Sánchez-, sea todo un número uno en la profesión.




C/ Basílica, 15-17, Madrid

Tlf. 91 555 30 15 / 27
Fotos propias y de El Barril de Orense

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 15 de septiembre de 2016

CREME DELACREME: ESE RESTAURANTE AL QUE NOS GUSTA IR



Texto by Mónica Gutiérrez-Aller

Me encanta presumir de ser una apasionada de la gastronomía, intento aprender cada día un poquito más, y estoy orgullosa de trabajar en mi blog con todo el cariño y la dedicación para poder contaros mi opinión sobre los restaurantes que visito.

Pero a veces olvidamos que hay restaurantes que, aunque ya lleven unos años abiertos, merecen mucho la pena conocer o revisitar. Compartiréis conmigo que el frenético ritmo de las nuevas aperturas en Madrid a veces nos hacen aparcar (que no olvidar) “ese-local-tan-chulo-en-el-que-se-come-tan-bien”, y en esto habríamos de entonar un mea culpa, ponernos las pilas, y hacer justicia a estos restaurantes que trabajan muy bien y muy duro cada día para ofrecernos  lo mejor de sus fogones, porque no solo de novedades gastronómicas vive el foodie.


Dicho esto, hoy os quiero contar mi visita a Creme DelaCreme, por cuya fachada he pasado un montón de veces porque está en uno de mis barrios favoritos de Madrid, Las Salesas, y desde siempre me había llamado la atención el color tan chic con el que han pintado sus ventanales.


Decorado con un gusto exquisito por Jean Porsche, del estudio de arquitectura The Interiorlist, ambientado en el art decó del Miami de los años 40, mezcla con acierto y elegancia colores alegres y suaves, estampados y telas de palmeras y hojas, mobiliario antiguo y moderno adquirido en diferentes países, desde luego no te va a dejar indiferente, es difícil no sentirse cómodo en un local tan ideal; y no de dejes de echar un vistazo al reservado, presidido por una impresionante chimenea inglesa y una instalación de espejos convexos encontrados en Francia, ¡es un local de revista!




Creme DelaCreme es el proyecto personal de Mónica y Jose, auténticos amantes de la buena cocina y del trato con el público, han tenido la valentía de hacer realidad su sueño y vaya si lo han conseguido, transmiten esa pasión por el buen hacer, profesionalidad y trabajo del día a día. Buen producto, buena cocina, sin trampa ni cartón, en su carta de corte mediterráneo también encontramos platos internacionales excepcionalmente bien ejecutados, sin olvidar recetas tradicionales con el toque sofisticado de Creme DelaCreme.


A los fogones un equipo joven formado en las mejores escuelas de cocina, con experiencia en restaurantes de renombre, elaboran platos tan interesantes como un calamar fresco con roca de tinta (elaboración hecha con un delicioso bizcocho) y ali oli negro, poke de atún rojo o ceviche de corvina en vaso de cítricos y pico de gallo de fresa, entre los entrantes;  


Canelón crujiente de rabo de toro con mango, exquisito, muy delicada la pasta del canelón y el mango le va fenomenal, o un steak tartar de solomillo de ternera del que todos los aficionados a esta preparación hablan maravillas, y una receta de la que soy fan, el pichón de bresse con higos;



entre los pescados, bacalao con pisto rojo, pil pil de ajo negro y pepitas de oro, todo un platazo, excelente punto del bacalao, me encanta ver cómo las láminas se separan enteras, y nada salado, “fondo marino”, original elaboración con chipirones, falso coral, roca de zanahoria y oreja de madera.

Hora de los postres: destacan las tartas caseras deliciosas, atención amantes de la carrot cake, aquí tenéis un tesoro, además de tarta de manzana, postre de chocolate en texturas, helados artesanos…


La carta de vinos me pareció atractiva y a precios asequibles, con referencias muy cuidadas y vinos de autor que no suelen verse en otras cartas, tanto nacionales como de fuera de nuestras fronteras.

Por cierto, los sábados Creme DelaCreme ofrece un brunch muy completo (pancakes, huevos benedict, bebidas, un plato principal y postre) a un precio de lo más competitivo (25 euros), presentado en una vajilla que me encanta, y para completar su oferta, menú del día a 15 euros (de martes a viernes) elaborado según el producto que cada mañana compran en el mercado y que no tiene nada que envidiar a la carta.


En resumen, tengo que recomendaros una visita a Creme DelaCreme por su gastronomía de calidad para todos los públicos, y porque una vez que lo conoces, enamora el ambiente que han conseguido crear.




C/ Santo Tomé, 6, Madrid

Tlf. 91 622 99 80
Fotos propias y de Creme DelaCreme

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 8 de septiembre de 2016

A’BARRA: TÉCNICA, SABOR, PRODUCTO Y PUESTA EN ESCENA




Texto by Mónica Gutiérrez-Aller Gª


A’Barra ha sido para mí la apertura del año, y promete dar muchos titulares gastronómicos este nuevo curso, estoy segura; tanto me ha gustado que ya he estado en dos ocasiones, la primera para conocer su Restaurante, y la segunda, su Barra Gastronómica, ahora os cuento:

En el local que durante años fue el mítico restaurante El Bodegón, todo un emblema del Grupo Vip’s, A’Barra lo ha transformado profundamente para convertirse en lo más nuevo tras el éxito de Álbora (con una estrella Michelín): encargados de esta fantástica transformación los hermanos del añorado chef Darío Barrio, Silka y Héctor Barrio, han conseguido espacios luminosos, limpios, cálidos, elegantes y atemporales.


Como socios mayoritarios nada menos que Jamones Joselito y La Catedral de Navarra, y un trío de ases son la cara profesional de A’Barra: mis queridos y admirados Jorge Dávila (con años de experiencia en Zalacaín y Piñera, es el director de orquesta perfecto, el engranaje que todos quisiéramos tener en nuestro reloj), Juan Antonio Medina (curtido en los fogones de Zalacaín y tras su paso por Álbora, en A’Barra da rienda suelta a su “tradición divertida” que define perfectamente su maravillosa cocina), y Valerio Carrera (el sumiller que te hace feliz, ex Caray y ex Punto MX, siempre consigue la armonía perfecta entre comensal, platos y vinos, ponte en sus manos sin duda, es el mejor cómplice para disfrutar una auténtica experiencia).     

Comenzamos recorrido en el Bar Joselito, un espacio perfecto para ir abriendo boca, con una selección de champagnes y vinos de jerez que acompañan perfectamente un buen aperitivo de jamón Joselito.


Una espléndida bodega vista que es la envidia de cualquier amante de la enología: 700 referencias, 8000 botellas, más de 140 Champagnes y casi 80 vinos de jerez están esperando ser elegidos por Jorge Dávila y Valerio Carrera para armonizar la cocina de Juan Antonio Medina.


Dos espacios, dos tiempos: primero visité el restaurante, con un acogedor comedor principal, luminoso, elegante y atemporal, en el que los anexos pueden convertirse en reservados; materiales nobles como la madera, el granito y el cuarzo, y detalles minimalistas pero contundentes, un espacio en el que ni sobra ni falta nada.

De la magnífica cocina de Juan Antonio, -diseñada personalmente por él para idear, crear, innovar y en definitiva, trabajar para conseguir esa “tradición divertida”-, sale una carta muy, muy atractiva en la que, recetas aparentemente sencillas o tradicionales, tienen esa vuelta de creación para conseguir platos redondos sin estridencias: os recomiendo pedir medias raciones para así poder disfrutar de más elaboraciones y dejaros llevar por las sugerencias de Jorge Dávila, un acierto seguro.


Así entrantes como, por supuesto, Jamón Joselito, una tentación; buñuelo de camarones, suave y sabroso; espárragos de temporada de la huerta Navarra a la parrilla, panceta ibérica y holandesa, tan sencillos pero tan deliciosos. Destacaría dos platos que creo obligados, un arroz de montaña simplemente genial, con setas de temporada, caracoles e hinojo y la cabezada Joselito a la brasa, cerezas y flor de romero, una exquisitez; sin olvidarme entre los pescados de una magnífica merluza, guisantes, salsa de sus vainas y aceite de jengibre, y una preparación increíble y novedosa del bogavante, vermut blanco, naranja y azafrán, ¿a que ya se os hace la boca agua?.


Los postres están a la altura, y no resultan empalagosos ni pesados, sino ligeros como el sorbete de flor de sauco y frutas como prepostre, deja paso a una composición de chocolate de la que disfrutar con pasión.


Mi segunda visita fue a la Barra Gastronómica de A’Barra: una impresionante barra de 17 toneladas de granito verde en forma oval, independiente del restaurante. Una puesta en escena perfecta en la que disfrutar de la cocina en directo para los 22 comensales reunidos en torno a la barra en la que Juan Antonio Medina y su equipo, cual magos y prestidigitadores, pero sin trampa ni cartón sino a la vista del cliente, cocinan en directo un  menú degustación que es un auténtico placer para los sentidos, presentado en una original y exclusiva vajilla y cubertería y con la opción de armonizar con las sugerencias de Valerio Carrera.


El menú de la Barra Gastronómica está compuesto de 14 pases: varios entrantes fríos y calientes, como el flan de changurro con aromas a jerez y lágrimas de apio nabo, el dumpling de oreja y caldo de chorizo Joselito (impactante), la piel de ternera suflada con rabo confitado, salsa de ostras y cilantro (una exquisitez) o la gamba roja a la parrilla con tendones de ternera y salsa thai.

El pescado es un plato de lomos de lenguado salvaje con ensalada marina y ajoblanco, una elaboración que es una auténtica muestra de maestría técnica de la cocina de A’Barra, aparentemente sencillo, resultado final redondo.


El apartado de carnes no tiene nada qué ver con lo que nos pudiéramos esperar, ya que se trata de disfrutar del gallo campero en 4 pasos: comenzamos con la cresta de gallo en texturas y salsa picante, seguido de albondigones de pechuga a la cerveza con verduras (creo que es la albóndiga más jugosa y sabrosa que he probado nunca), muslo y contramuslo guisados que se presentan y se terminan de hacer en su propia cazuela, y merengue relleno de terrina de gallo.


En definitiva y como nos dicen desde A’Barra, una combinación de texturas, cocciones, temperaturas y sabores aplicados al mejor producto de temporada y toda la técnica trabajada cada día en el espacio diseñado por el chef en una cocina de ensueño.


Hora de los postres: un interesante juego de palabras, y de sabores, prepostre maratonca (refrescante sorbete de maracuyá y haba tonka) para dar paso a la locura de chocolate (me han conquistado definitivamente).


Todo lo que os he contado apunta a que A’Barra es ya sin duda el proyecto más contundente y novedoso del panorama gastronómico madrileño, desde aquí mi enhorabuena a todo el equipo, tanto por su valentía al emprenderlo como por su profesionalidad, ingenio y buen hacer. Chapeau!


A’Barra     
C/ Del Pinar, 15, Madrid
Tlf. 91 021 00 61

Fotos propias y de A’Barra

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com