jueves, 24 de noviembre de 2016

ATRIO: EL LUJO SERENO DE UN DOS ESTRELLAS MICHELÍN




Texto by Mónica Gutiérrez-Aller Gª

La expresión placer para los sentidos cobra todo su significado en Atrio: el sueño de toda la vida perseguido por sus propietarios, Toño Pérez y Jose Polo, se vió cumplido en el año 2011: “siempre hemos querido tener un espacio donde recibir, mimar y hacer vivir una experiencia única a nuestros clientes”. Propósito conseguido con creces!

Ambos son artistas, Toño hace arte en su cocina de ensueño y Jose en su bodega y estancias del hotel repletas de obras de artistas reconocidos. Atrio no es sólo un hotel, y tampoco es sólo un restaurante, no se entienden el uno sin el otro, al igual que ocurre con sus propietarios.

El hotel-restaurante es un Relaix Châteux ubicado en el corazón del casco histórico de Cáceres, diseñado por el prestigioso estudio de arquitectos Mansilla y Tuñón, planteado en dos alturas más un sótano en el que se ubica “la joya de la casa”, la magnífica bodega de la que luego os hablaré, y un espectacular ático con dos pequeñas piscinas desde el que se puede contemplar una maravillosa panorámica de la ciudad monumental, la sierra de Gredos y el castillo de Montánchez.

En el exterior conserva la fachada original de una casa familiar integrándose armónicamente en el entorno histórico de la ciudad, con sus muros de mampostería (algunos del siglo XVII), sus ventanales y elementos restaurados que dotan al edificio de un aspecto unitario.

Nada más cruzar la puerta de entrada, el interior del Hotel contrasta de forma impactante con el aspecto exterior: una moderna estructura de jambas rectilíneas que ofrecen un mágico y cambiante juego de luces naturales en las estancias comunes. Las paredes de roble lacado en blanco, los suelos de granito negro y los muebles y revestimientos en madera natural contribuyen,  junto con la iluminación, a crear una sensación predominante de calidez y serenidad. En la decoración sobresalen piezas de muebles de diseño nórdico, danés concretamente, con sillas de Nanna Ditzel y Hans Wegner, sofás de Erik Jorgensen o lámparas de Arne Jacobsen. E increíble colección de pinturas (más de cien originales) de artistas de la talla de Andy Warhol, Antonio Saura, Antoni Tapies, Cándida Höfer, Gerardo Rueda o Thomas Ruff que cuelgan de sus paredes.

El Hotel dispone de 14 habitaciones, nueve dobles y cinco suites, todas ellas con grandes ventanales (también en los baños) y equipadas con todo lo necesario para no querer salir: bañera gigante y ducha de efecto lluvia, climatización individual, pantalla Apple con tv y ordenador y camas tamaño King size con cuatro almohadas de plumas y sintéticas, sábanas de 500 hilos de algodón peinado y colchones americanos de máximo confort. Os aseguro que hacía tiempo que no dormía tan bien como dormí en Atrio. Las amenities, personalizadas para el Hotel, son de la boutique italiana La Bottega dell’Albergo, y las toallas y sábanas, de la firma milanesa Frette (mismos propietarios de La Perla), un detalle más del gusto por lo exquisito que se respira en Atrio.

El restaurante es la piedra angular del Hotel, la estancia en torno a la cual gira la vida y la disposición del conjunto, el lugar en el que abandonarse definitivamente al placer por el puro placer: el restaurante Atrio, con nada menos que dos estrellas Michelín (se rumorea que una muy merecida tercera estrella podría caer este año), ha convertido la modesta ciudad de Cáceres en todo un referente gastronómico a nivel internacional, y que tras 25 años de actividad en la antigua casa, cuenta ahora con un nuevo escenario de ensueño en el que la sensibilidad, la superación e incursiones en otras cocinas son las señas de identidad de los fogones a mando del gran Toño Pérez.

Os puedo asegurar que la sala es un espacio mágico, donde la luz juega un papel importante, al igual que en el resto del hotel: de día entra por las ventanas que dan al atrio del hotel y a un pequeño patio ajardinado donde se puede desayunar y cenar en verano, y donde Toño cuida con mucho mimo madroños, naranjos y plantas aromáticas; de noche con una cuidada iluminación focal se crea una atmósfera casi de museo. En las paredes, de un blanco impoluto, un Saura, un Baselitz y un cuadro del catalán Ignasi Aballi.

Y sobre el mantel, más obras de arte, esta vez comestibles y elaboradas con todo el cariño y la sensibilidad que caracterizan al genial Toño Pérez: su cocina es imaginativa pero sin estridencias, basada en los grandes productos de la despensa extremeña, una cocina de sentidos, de placer, que provoca sensaciones y emociones únicas. Podría enumerar cada plato que probé pero creo que las palabras se quedarían cortas; lo mejor es probarlo, sentirlo, disfrutarlo intensamente, cada bocado, a través de dos menús de 109 y 129 euros.

¿Y qué decir del desayuno en Atrio?, ya sabéis los que me seguís que los desayunos son una de mis debilidades, y el de Atrio no es sino una continuación de la maravillosa experiencia que allí se disfruta: desde unas delicadas migas extremeñas con su huevo, excelente pan con jamón, hasta una deliciosa mermelada de naranja amarga y exquisita bollería recién horneada; nada se deja a la improvisación, simplemente, relájate y desayuna tranquilamente rodeado de obras de arte.

Al principio de esta crónica os hablaba de la joya de la casa: la bodega de Atrio; calificada como una de las mejores del mundo, una bodega de coleccionista reunida por Jose Polo en la que se aprecia su pasión y su afán por lo excelente; una bodega circular donde reposan y envejecen, en cajas de roble, unas 35.000 botellas de nada menos que 3.400 referencias procedentes de 20 países distintos. 

Entre ellas, auténticos tesoros de la enología como las verticales de Chateau Latour desde 1945, Chateau Lafite Rothschild desde 1929, Chateau Margaux desde 1938, de Romanee Conti (incluyendo su Montrachet del que sólo  hacen 2.000 botellas al año), de Petrus desde 1947, Dom Pérignon desde 1966, Pingus o Vega Sicilia desde 1918. Y en un habitáculo aparte cual ábside de toda una capilla Sixtina, un auténtico tesoro: la vertical de Chateay d’Yquem desde 1806 hasta la actualidad, una colección que nos deja con la boca abierta.

No quiero terminar sin mencionar a todo el equipo de Atrio, con Toño y Jose a la cabeza, quienes con su cariño, espontaneidad y nobleza han sabido rodearse de un brillante personal: profesionales jóvenes y entusiastas que miman y atienden al huésped en todo momento; desde su directora Carmina Márquez, al sumiller José Luis Paniagua, -formado en el Ritz de Londres y en Mugaritz-, domina a la perfección la que es considerada “la mejor bodega del mundo”; en total 52 personas que de forma sutil, discreta y elegante, nos hacen sentir mejor que en casa, en perfecta armonía con la filosofía de vida de Toño y Jose a quienes desde aquí agradezco su atención y cariño. Atrio es una experiencia perfecta, no quiero salir de allí.




Pza. de San Mateo, 1, Cáceres

Tlf. 927 242 928

Fotos propias y de Atrio

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

martes, 22 de noviembre de 2016

GUÍA DE RESTAURANTES CICERONECLUB



Texto by Mónica Gutiérrez-Aller Gª.

La pasada semana tuve la oportunidad de acudir a la presentación de la primera Guía de Restaurantes Ciceroneclub en el Hotel Villamagna de Madrid. El acto reunió a una amplia representación de los chefs y restauradores más importantes de la capital, entre los que se encuentran Abraham García de Viridiana, Segundo Alonso de La Paloma, José Morán de De la Riva o Roberto Ruiz de Punto MX a los principales medios de comunicación de nuestro país y empresarios de renombre de la sociedad madrileña.

Una amplia representación de los chefs y restauradores que forman parte de la Guía Ciceroneclub disfrutaron celebrando el lanzamiento de la esperada guía con una foto de familia. El acto fue presidido por Ignacio Diezhandino, CEO de Ciceroneclub, y el prestigioso crítico gastronómico Carlos Maribona, responsable de la selección de los 50 restaurantes que conforman la Guía. El cóctel del evento corrió a cargo de uno de los restaurantes de la Guía Ciceroneclub, Tse Yang, un referente en Madrid de la cocina cantonesa de lujo, con su chef Kam Hoy Chiu Yeung.


Ciceroneclub es el club de fidelización de los mejores restaurantes de Madrid. Una revolucionaria iniciativa que, entre otros beneficios para los clientes, a través de una APP permite acumular Cicerones (1 Cicerone = 1 Euro) y pagar con ellos en los restaurantes miembros del club.

Ciceroneclub tiene la clara vocación de incentivar una relación de confianza y duradera entre clientes y los restaurantes pertenecientes al club. Para ello, además del programa de puntos per se, ofrece otra serie de servicios y ventajas a sus miembros, que pueden disfrutar de eventos exclusivos, catas, cenas con maridajes especiales, etc. Ciceroneclub opera actualmente en Madrid y pronto verá la luz en Barcelona y otras ciudades españolas.




Fotos de Ciceroneclub

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 17 de noviembre de 2016

EL PALCO: GASTRONOMÍA LUSA EN OPORTO


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller Gª.

Hace unos días me escapé un fin de semana largo a Oporto, una ciudad que no conocía y que me ha cautivado: arquitectura contemporánea en perfecta armonía con la elegante decadencia de algunos edificios del centro, paseos a la orilla del Duero repletos de terracitas agradables, bodegas al otro lado del río con aromas añejos, turistas y viajeros relajados paseando tranquilamente por las calles, precios comedidos y, ¿qué decir de los portugueses?, tan agradables y hospitalarios, siempre con una sonrisa en la boca intentando hacer de nuestra visita la mejor de las experiencias.

Mi querida Estefanía Ruilope, viajera incansable y periodista multidisciplinar a la que muchos conoceréis por su blog La Chica de la Ciudad, como buena amante de la gastronomía que es, nos recomendó el restaurante El Palco, dentro del emblemático Hotel Teatro en Oporto, así que allí que nos fuimos a disfrutar de la cocina portuguesa.
Situado en la planta principal de este Hotel, en pleno centro histórico de la ciudad, el restaurante El Palco dirigido por el conocido chef portugués Arnaldo Azevedo, es toda una referencia gastronómica no sólo en la ciudad, sino también en el resto del país luso. Nos reciben en el Hotel Jorge, y Rosario en sala, encantadores profesionales que se encargan, junto al chef Azevedo, de que hayamos disfrutado de una muy buena cena gastronómica.

La cocina elaborada por el chef y su equipo entre bastidores (si me permitís la analogía teatral) es una combinación acertada de creatividad y tradición, con especial atención a la calidad y a los productos de proximidad, consiguiendo una combinación de texturas y sabores realmente exquisitos.

El restaurante El Palco comparte escenario y pasión por el teatro, por lo que nos propone disfrutar de una experiencia gastronómica entre “escenarios de degustación” y “piezas sueltas”, pudiendo elegir platos en la carta o bien optar por un menú degustación; nosotros optamos por esta última opción, creo que es la mejor manera de recorrer las propuestas del chef y de que éste transmita al comensal su proyecto gastronómico, y la verdad, fue todo un desfile de platos de cuidada elaboración y estética armoniosa, acertadamente maridado por la sumiller del restaurante con excelentes vinos, en su mayoría, portugueses, como no podía ser de otra manera.


El Hotel Teatro es una elegante innovación erigida en la antigua sede del legendario Teatro Baquet, y representa un ejercicio único de revitalizar el venerado teatro y la esencia de aquél entrañable ambiente, que fue crisol artístico y cultural de la ciudad.

La internacionalmente conocida arquitecta Nini Andrade Silva es la artífice que fiel y cuidadosamente ha infundido el alma y la fuerza del viejo Teatro Baquet a los servicios y modernas instalaciones del Hotel Teatro: se accede al edificio y al restaurante a través de unas enormes puertas grabadas con un elocuente poema del poeta portugués Almeida Garret, una elegante alfombra conduce a la entrada del restaurante, donde una gigantesca pared con imágenes de la audiencia de un antiguo teatro da la bienvenida a los comensales; a lo largo del restaurante y el bar se encuentran cuerdas de montaje, así como accesorios e indumentaria perteneciente a artistas renombrados, todo distribuido con encanto.


La luz es un elemento clave en el interiorismo, tanto del Hotel como del restaurante, creando una proyección especial de la luz para sacar el máximo partido a las texturas y a las formas, con sugerentes tonalidades en bronce y refinados matices que se extienden por todo el edificio, convirtiendo el local en un espacio acogedor, íntimo con cierto aire misterioso.

Oporto es una ciudad fácil de recorrer a pie, repleta de rincones con encanto, edificios, iglesias y museos interesantes para visitar, por no hablar de la rica restauración que se puede encontrar en la variada oferta de la ciudad. Me he vuelto encantada con la hospitalidad de sus ciudadanos, y  su pausada y elegante forma de vida, os lo recomiendo muy mucho.




Rua Sá da Bandeira, 84, Porto (Portugal)

Tlf. 35 122 0409620
Fotos propias y de Tierra

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

miércoles, 16 de noviembre de 2016

RUBAIYAT CELEBRA ACCIÓN DE GRACIAS


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller Gª.

El próximo 24 de noviembre el restaurante madrileño celebrará su 5ª gran cena del Thanksgiving Day. Esta fecha se ha convertido en todo un referente en Madrid y cada año reúne a muchas familias que desean celebrar una velada diferente con el famoso pavo como protagonista.

Rubaiyat Madrid, uno de los restaurantes más prestigiosos de la capital, convierte en tradición su menú para la cena de Acción de Gracias. El restaurante se prepara de nuevo para la ocasión y ofrecerá, por quinto año consecutivo, un menú especial basado en imprescindibles de Thanksgiving, el jueves 24 de noviembre –fecha en que se celebra este año la tradicional celebración americana–.

Su precio es de 55 euros (IVA incluido). El menú diseñado por Carlos Valentí, Chef ejecutivo del Grupo Rubaiyat, vuelve a tener un año más al famoso pavo como protagonista, tal y como manda la tradición. Y como acompañantes, dando sabor y color al banquete, no podían faltar clásicos como la salsa de arándanos, guarnición de maíz asado, ciruelas pasas, puré de batata... Rubaiyat Madrid anima a sus clientes a vivir en familia o con amigos ésta señalada fecha americana, cada vez más consolidada en Madrid y disfrutar de una de las celebraciones más famosas en todo el mundo y que cada año cuenta con más incondicionales dentro y fuera de Estados Unidos. Todo ello manteniendo la calidad de los productos Rubaiyat y su concepto de “De la Hacienda al plato”.

Os dejo el menú para que vayáis salivando….

Couvert Selección de Aperitivos fríos y calientes y nuestra variedad de Panes recién horneados
***
Crema de Maíz y Vainilla
    ***
Pavo (Acompañado de salsa de arándanos, guarnición de maíz asado, ciruelas pasas y puré de batata)
    ***
Tarta de Calabaza y Canela
    ***
Café y Petit Fours
    ***
Vino tinto Pazo de Rivas (Mencía) Agua y refrescos Cava
    ***


Acceder a la web de Rubaiyat             

C/ Juan Ramón Jiménez, 37 Madrid

Tlf. 91 359 10 00
Fotos propias y de Rubaiyat

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

martes, 15 de noviembre de 2016

THE FOODIE WEEK VIÑA ALBALI: URBAN FOOD MARIDADA




Texto by Mónica Gutiérrez-Aller 

Os propongo un plan foodie de lo más interesante, seis días al mes para descubrir lo último en street food, y….. ¡con un buen vino!

Este mes de noviembre, del 21 al 26 concretamente como nos anuncian en su web, tendrá lugar en Madrid la Primera Edición de The Foodie Week Viña Albali, un nuevo market de urban food que nos propone, casi una semana al mes y en espacio cubierto, una divertida experiencia en uno de los puntos neurálgicos de transporte de la capital. Bajo el corazón de su skyline más famoso estarán 20 de los llamativos y distinguidos trucks del panorama actual, cuyas propuestas podremos armonizar con uno de los vinos más conocidos de nuestro país.

Instalados en un espacio cubierto del intercambiador de transportes de la Plaza de Castilla –entre las míticas Torres Kio (acceso a parking desde la Castellana)-, el evento arranca el próximo lunes 21 de noviembre en horario de 12:00 a 00:00h, y finaliza el sábado 26. En total más de 70 horas para disfrutar de divertidos lunchs, meriendas y afterworks con amigos, pareja o en familia, descubriendo interesantes creaciones del estilo street food.


Dulces y saladas, de aquí y de allí, rápidas o gourmet, el convoy se compone de nada menos que  20 trucks dedicados a especialidades gastronómicas diversas, todas de gran calidad, (os menciono algunos de ellos, Izakaya Inquieta de Gaijin  Sushi, San Wich, La Pulponeta, The Rolling Caravan, Ox & Roll, El Camión del Mar, Viña Albali….), que se podrán armonizar con cervezas artesanas, refrescos o los vinos tinto y blanco de Viña Albali, firma perteneciente a la prestigiosa bodega Félix Solís, patrocinadora del evento.

Yo ya estoy deseando ir, ¿te apuntas?



Acceder a la web de Foodie Week Madrid                  

Intercambiador Plaza Castilla

Tlf.
Fotos de Foodie Week Madrid

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 10 de noviembre de 2016

LA PALOMA: UN CLÁSICO FIEL A LA EXCELENCIA


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller
  
Este fin de semana pasado me apetecía ir a uno de esos sitios que sabes no te va a defraudar, quería comer bien, buena cocina, y estar a gusto, sin más, y aunque de entrada parece algo sencillo la experiencia me ha demostrado que la cosa no es tan fácil, seguro que me entendéis.

Así que pensé en La Paloma, sí, ese restaurante que, si no conocéis, a todos nos suena, ¿quién no ha oído hablar de La Paloma?: un restaurante en pleno corazón del Barrio Salamanca, de esos que muchos decimos “de toda la vida” que con el paso de los años, resulta atemporal y mantiene firmes los principios que le han convertido en uno de los mejores restaurantes de Madrid: excelente elección del producto, excelentes profesionales en cocina y sala, e ilusión cada día por hacer de cada plato el mejor.

Mariano Ávila como jefe de sala y Segundo Alonso, como jefe de cocina, hace más de 21 años se asociaron para, -tras varios años de experiencia a sus espaldas en prestigiosos restaurantes-, dar vida a su propio proyecto personal, La Paloma (iniciales de sus hija PAtricia, LOrena y MArta).

Técnica y profesión corren por las venas del chef Alonso, elaborando una cocina de temporada en la que prima la selección del mejor producto del mercado, recetas de factura trabajada con toques muy personales, con especial atención a los platos de setas y caza que en esta época del año están en su máximo esplendor y que, en manos de este profesional de los fogones, rozan la perfección.

La carta de La Paloma es amplia y repleta de platos apetecibles, yo os diría que os dejarais aconsejar por las sugerencias de Mariano y simplemente disfrutar con tranquilidad de cada bocado: podemos comenzar con un delicioso carpaccio de foie, sal maldon, pimienta y aceite de oliva de Baena, o erizos de mar gratinados con huevo de codorniz, todo un vicio. La ensalada templada de carabineros y alcachofas con vinagreta de albahaca es también uno de los platos más demandados.

Seguimos con dos sugerencias fuera de carta: alcachofa rellena y holandesa; setas de cardo con huevo frito y trufa, un plato exquisito; y un clásico de la casa, el ravioli relleno de colita de cigala, hay que probarlo sí o sí.




El rodaballo es uno de los pescados más sabrosos, y la preparación en La Paloma con salsa de alcaparras, todo un acierto. Liebre a la royale es ese plato que debería ser obligatorio en todas las escuelas de cocina y que Segundo Alonso lo borda, lo acompaña con una crema de castañas y puré de manzana, simplemente sublime.

Para terminar, la carta de postres viene a redondear una cena de diez, no dejéis de probar la tarta fina de hojaldre y manzana, probablemente la mejor que he probado nunca, y me ha encantado el detalle de darle forma de paloma a la tarta, muy original; el postre variado de chocolate es otro de los clásicos de la casa, sorbete, bizcocho y mousse, para los que somos amantes del chocolate no hay mejor manera de cerrar una cena.

La Paloma es un restaurante decorado cálidamente, acogedor, en el que destacan varios lienzos de diferentes artistas contemporáneos, como el que Costa Vila pintó representando el salón del restaurante y que se ha utilizado como motivo de ilustración de los platos. Un coqueto jardín interior con plantas naturales aporta esa sensación de ligereza a la vez que ayuda a la separación de diferentes ambientes.

Y no me olvido de la terraza en la calle Jorge Juan, en la que se puede disfrutar tranquilamente de una carta de tapas en miniatura a precios más que asequibles.


Un servicio exquisito en sala y una cocina en la que no se deja nada a la improvisación hacen de La Paloma el claro ejemplo de que, cuando se hacen las cosas bien, el esfuerzo y el trabajo de cada día se ven recompensados no sólo por el reconocimiento de la crítica, con galardones como una estrella Michelín, un Sol Campsa o una nota de 7,5 en la Guía Gourmetour, sino también por una clientela fiel y leal a un concepto de restauración que pocos restaurantes alcanzan.



C/ Jorge Juan, 39, Madrid

Tlf. 91 576 86 92
Fotos propias y de La Paloma

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

jueves, 3 de noviembre de 2016

CASA D’A TROYA: EL GALLEGO CELEBRA SUS BODAS DE ORO EN MADRID


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller

Cuando un restaurante celebra nada menos que su 50º Aniversario es porque las cosas se hacen, -y se han hecho desde el principio-, muy bien. Casa D’a Troya lleva más de medio siglo y cuatro generaciones ofreciendo cocina tradicional gallega en Madrid: todo empezó a finales del siglo XIX en Santiago de Compostela, donde Pilar y Julio regentaron la casa de comidas “La Carballinesa”, y uno de sus hijos, Valentín, dio el salto a Madrid en 1966, año en el que abrió la primera Casa D’a Troya en el Barrio de la Concepción (os cuento como curiosidad que el nombre fue elegido en homenaje a la célebre residencia estudiantil de Santiago de Compostela).

A Valentín le siguió su sobrina Pilar, quien en 1981 tomó el relevo junto a su marido José Antonio y asumió la responsabilidad y el orgullo de posicionar a Casa D’a Troya como el “restaurante gallego más importante de la capital”, y todo ello gracias a la filosofía que esta Casa sigue desde sus orígenes: tradición, calidad y honradez.

En 1991 Casa D’a Troya se traslada al barrio de San Juan Bautista, a un local más grande y cómodo para los clientes, y sigue cosechando el reconocimiento tanto de su clientela como de las principales guías gastronómicas, como la Guía Michelín y la Guía Repsol. Este año 2016 ha tomado las riendas de la Casa una nueva generación, la cuarta nada menos, -Gema, Rafael y Valentín-, quienes con todo el respeto que una trayectoria como la que os he contado se merece, aportan ideas renovadas pero manteniendo los mismos principios que han hecho de Casa D’a Troya toda una referencia gastronómica en Madrid.


Este mítico restaurante gallego ofrece una muy amplia carta de recetas clásicas gallegas: pescados y mariscos de excelente calidad recién llegados de las lonjas celtas (almejas, cigalas, bogavante, centollo, mejillones, nécoras…), mención especial a su afamado pulpo a feira, y el delicioso salpicón de bogavante; otros platos representativos de su cocina son la empanada casera que elaboran con hasta siete rellenos distintos, o la merluza a la gallega, el plato estrella de la casa que hay que probar sí o sí; entre las carnes no podía faltar un excelente lacón con grelos, un plato de diez que se ha convertido en mi favorito.


El apartado dulce de la carta, como no podía ser menos, ofrece postres caseros para mitigar la morriña: tarta de Santiago, leche frita, o queso de Arzúa entre otros.

Todo ello regado con estupendos vinos de tierras gallegas junto con otras referencias nacionales e internacionales, conservados en una cava de vinos que separa los dos comedores con los que cuenta el local, amplios, luminosos y acogedores, un local renovado en el que disfrutar de las exquisiteces gallegas, también en la zona de mesas altas frente a la barra, con un enorme ventanal por el que entra luz natural y aporta calidez al espacio.

Por cierto, excelente personal de sala, profesional y cercano, sin olvidarme del servicio de aparcacoches que tanto nos facilita la vida en esta ciudad de difícil aparcamiento.


Desde aquí ¡muchas felicidades a Casa D’a Troya por su 50º Aniversario!, felicidades a todas las generaciones que han hecho y hacen cada día de esta casa todo un referente gallego en Madrid, y como se suele decir, a por otros 50 plagados de éxitos profesionales y personales.




C/ Emiliano Barral, 14, Madrid

Tlf. 91 416 44 55
Fotos propias y de Casa D’a Troya

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com